En medio del monte… en la montaña, en medio de la nieve… en la montaña y… en una cafetería, manejando la máquina de café. Supongo en que este último caso el fotógrafo y el camarero se intercambiaron los papeles. Las dos primeras imágenes sí que reflejan la vida diaria de Castro. En la última también hay relación, pero son muchas más los casos de consumidor que de «hacedor» de café.